Ella se frota las manos con café molido. ¡Un truco tan inteligente

2. Brownies. ¿Quieres darle a tus brownies un toque exótico? Pon una cucharada de café molido en la masa. Después de hornear te encontrarás en una fascinante tierra exótica. ¿Quién no quiere eso?

3. Fregadero. ¿Tu fregadero está obstruido? ¡No hay problema! Simplemente mezcla 125 g de café molido con 125 ml de detergente y vierte todo en el desagüe. Luego vierte una olla de agua hirviendo y listo.

4. Manos. ¿Te huelen mal las manos aunque ya te las has lavado varias veces? Frótalas con café molido y acláralas con agua. ¡Apuesto a que el olor ya se ha ido! ¡El café molido es un perfecto neutralizador de olores!

¿Vas a utilizar alguno de estos consejos? ¡Escríbenos más abajo y no olvides compartir este artículo!